fanahorro.com

Porque ahorrar siempre está de moda

‘Car-Sharing’: Para los conductores que quieran ahorrar

El llamado ‘car-sharing’ es la práctica ideal para el conductor ahorrador. Es un modelo de uso compartido de vehículo, consistente en el alquiler de coches puestos a disposición en varios puntos de entrega, cuyo coste depende del tiempo de uso y kilómetros realizados. De este modo, sólo se paga por el tiempo y distancia recorrida puesto que la gasolina va incluida en la tarifa. Se trata de un sistema que está muy extendido en el caso de las bicicletas, y que cada vez gana más adeptos entre los conductores de coches por las ventajas que conlleva para el bolsillo y el medio ambiente. Permite reducir las emisiones de CO2 porque supone una merma tanto en el número de vehículos como en desplazamientos.

Esta modalidad de conducción respetuosa con el medio ambiente es también claramente una opción muy económica. De hecho, un estudio realizado en el País Vasco señala que permite ahorrar al año un total de 1.755 euros al conductor. La compañía Ibilek, especializada en este sector y autora de la investigación, cuantifica así la diferencia entre usar un vehículo particular u optar por el ‘car-sharing’: “con el vehículo en propiedad, haciendo 10.000 km./año, los gastos son de 6.875 euros/años, y con ‘car-sharing’ 5.120 euros/año, lo que supone un ahorro de 1.755 euros”. Así pues, se trata de una elección ideal especialmente en el caso de conductores esporádicos o que realicen menos de 15.000 kilómetros al año, por lo caro que es comprar y mantener un coche.

El responsable de flotas de Ibilek, José Ignacio Marcos, entiende que se trata de “la alternativa barata y eficiente” a destacar en el contexto económico actual, debido a los elevados precios de la gasolina y del mantenimiento del coche en propiedad. En sintonía con esta declaración, la última Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) señala que el 20% del dinero de los hogares se destina a los gastos del coche. Y es que si nos ponemos a hacer números en gasto de carburante, seguro, impuesto de circulación, revisiones de taller, mantenimiento de piezas, aparcamiento, multas, ITV y limpieza, las cuentas salen claras: ¡más vale apostar por el ‘car-sharing’!

Más Ofertas de Transporte
Back to Top