fanahorro.com

Porque ahorrar siempre está de moda

Cómo hacer un presupuesto para ahorrar en casa

Gestionar de forma adecuada las finanzas personales es clave para sacar el máximo partido al dinero y evitar problemas económicos. El presupuesto es la herramienta que te permite mantener bajo control tus finanzas. Con él puedes gestionar con éxito tu economía personal. Lo ideal es hacerlo mes a mes y revisarlo con frecuencia. Aquí te mostramos cómo hacer un presupuesto para ahorrar en casa. Basta con seguir cuatro sencillas pautas para conseguir ahorrar de la manera más práctica. ¡Toma buena nota de los consejos de Fanahorro.com!

  1. INGRESOS. Identificar los ingresos es la base en la elaboración de un presupuesto ya que permite conocer a qué –o cuánto- atenerse en cuanto a dinero se refiere. Conviene distinguir entre ingresos fijos y variables para tener una visión lo más acertada de hasta dónde se puede rascar el bolsillo. Los ingresos fijos están relacionados con el sueldo, las rentas o cualquier otra cantidad recibida de forma periódica, como puede ser también la pensión de jubilación. Los ingresos variables incluyen las cantidades de dinero recibidas de forma esporádica como las comisiones, bonos, horas extra, premios o el plus económico de trabajos independientes.
  2. GASTOS. Otro paso fundamental en la elaboración del presupuesto es conocer con exactitud el nivel de gasto de la familia. ¿En qué nos gastamos el dinero? Hay que diferenciar entre gastos fijos, variables y extras. Los gastos fijos incluyen la hipoteca o alquiler; los gastos del hogar (importe de facturas de luz, agua, etc.), impuestos (vivienda, coche), cuotas mensuales (colegio, gimnasio, teléfono, Internet, tarjeta de crédito), transporte (gasolina o cuota de un abono transporte). Los gastos variables son los relacionados con la cesta de la compra, los productos de limpieza y la adquisición de material para el colegio o mantenimiento de la vivienda. Por último, los gastos extras son el resultado de la compra de regalos, ocio (cines, restaurantes, entretenimiento en general) y viajes o vacaciones. Identificado el gasto, tendrás un buen instrumento de análisis para determinar cómo gastas el dinero.
  3. REGISTRO. Identificados gastos e ingresos, el paso siguiente es plasmarlos por escrito al tratarse de los elementos de análisis en el prespuesto. Todo el dinero que entra y sale de casa ha de registrarse para mantener los movimientos económicos bajo control. Una libreta o una hoja de cálculo son las opciones para tal tarea. Conviene tener siempre a mano estas herramientas para mantener actualizado el registro. Dos sencillas columnas, de gastos e ingresos, te permitirán conocer las posibilidades de tu economía y saber qué apartados en concreto has de recortar o aumentar en caso de flaqueza económica.
  4. GESTIÓN. Una vez conocido cuánto dinero se gasta y se gana, es fundamental realizar un balance de la situación. Si los gastos superan a los ingresos, la situación es de números rojos por lo que se convierte en urgente el recorte de gastos, sean variables o extras, o aumentar los ingresos para equilibrar las finanzas. Si, en cambio, los ingresos son superiores a los gastos, más vale destinar al ahorro el dinero restante para dar frutos en futuras inversiones.

 

Más Ofertas de Finanzas domésticas
Back to Top